Héctor Recalde “macri quiere un mundo sin sindicalistas”

El diputado nacional brindó declaraciones en Wake Up Team, en Delta 90.3 donde se refirió de la reforma laboral y la persecución sindical.

 ¿El gobierno persigue selectivamente a sindicalistas o está saneando en general el mundo sindical?:
“Voy a pensar objetivamente. Aparentemente fue el Poder Judicial el que actuó con el ‘pata’ Medina. Si estuvo la mano del gobierno detrás, no tengo pruebas para decirlo. Pero estoy convencido que al gobierno no le resulta grato los dirigentes sindicales que defienden a los trabajadores con convicciones y principios. Si es posible, parafraseando un libro de Horacio Verbistky, ‘Un Mundo sin Periodistas’, hay muchos gobiernos que quieren ‘un mundo sin sindicatos’. Realmente hay una actitud manifiesta del gobierno contra los sindicatos, que está tratando de proyectar que pasa con el ‘pata’ Medina que tiene un estado de sospecha, pero hasta que la justicia no diga lo contrario es inocente.

¿Macri quiere un mundo sin sindicalistas?

“Yo creo que sí. Por lo menos, sin sindicalistas combativos, que defiendan los derechos de los trabajadores. Es una típica actitud muy neoliberal, además de estigmatizar como mafia sindical, la mafia de la justicia del trabajo. Yo creo que quiere debilitar cualquier estamento y organización que tenga que ver con la defensa de los derechos de los trabajadores. Y está objetivado con las descalificaciones que hizo de la justicia del trabajo, de los abogados laboralistas y de los sindicatos.

Por decantación, si quiere debilitar a esos estamentos, quiere debilitar  a los trabajadores.
“Es el objetivo. Seguro. Suelo decirlo. Cuando atacan a estas organizaciones no solo lo hacen para maximizar las ganancias empresariales y bajar los costos laborales, sino es someter a los trabajadores, a que tengan temor, miedo a los despidos y represalias. Es una forma de hacer política.

¿Qué le genera como dirigente y abogado laboralista los detalles que trascienden de la vida y maniobras de un personaje como el ‘pata’ Medina?

“Me da asco, bronca, como me paso con José López, que tiene un estado de sospecha mayor porque lo pescaron in fraganti. Cuando uno se entera que hay millones de dólares en el exterior, si esto es cierto, es repugnante.

¿Qué piensa de la posible reforma laboral que no será a la brasileña sino por sectores?
“Lo vengo diciendo del primer día: creo que la reforma brasilera o francesa no pasa por asomo. Un proyecto de ley, sea cual fuere el resultado de las elecciones porque no cambia la relación de fuerzas en el Congreso, no pasa. Si, por vías oblicuas, sea por una reglamentación o discusión de un convenio aprovechando que la relación  de fuerzas no es favorable a los trabajadores y que una actividad está en crisis para flexibilizar. Van a querer blanquear, bajar multas por el blanqueo, acotar el tiempo de reclamo de los trabajadores, atenuar las reparaciones que tiene el trabajador no registrado que prueba que no está registrado. Desde junio que lo vengo diciendo. Y se viene confirmando: que no van a mandar un proyecto al Congreso. Por los datos objetivos, solo pasó una ley flexibilizadora, que fue la ley de Accidentes de trabajo, que el bloque FPV-PJ votó en contra, porque muchos votaron con la excusa que la CGT había dado conformidad y yo no encontré nada en ese sentido. Pero bueno, votaron igual. El año pasado mandaron un proyecto flexibilizador, llamado empleo joven, que ni siquiera tuvo dictamen de comisión del trabajo. Con ese antecedente, una reforma a la brasilera ni en broma pasa por el Congreso.

Hoy se junta la CGT aparentemente no habrá fuego de artificio y se viene la etapa del dialogo. ¿Es constructivo?

“A esta altura y por la proximidad de las elecciones no alterna mucho la cosa. Los dirigentes explicaran después sus razones. La crisis continúa. Es cierto que la obra pública aumentó pero también es cierto que está hecha pelota la industria y el comercio. La agroindustria y la exportación son sectores privilegiados como la patria financiera. Los guarismos del aumento del PBI recién equiparan a los de mediados del 2015. Hay un efecto rebote de todo lo que se cayó en el 2016. El empleo que aumentó es en el sector público, a pesar de las cesantías que Prat Gay llamo la grasa militante. Los nuevos empleos públicos son mejor remunerados que en el sector privado que destruyó neto 66.000 empleos”.

Comentarios
Compartir TWEET PIN Compartir Logo WhatsApp