Caso Maldonado: Patricia Bullrich niega que se trate de una desaparición forzada

“Espero que los mismos que pidieron mi renuncia reconozcan el trabajo que estamos haciendo”, sostuvo la ministra.“Espero que los mismos que pidieron mi renuncia reconozcan el trabajo que estamos haciendo”, sostuvo la ministra.

Pese a que las pruebas de ADN que se realizaron sobre las camionetas de Gendarmeria no sean concluyentes, la ministra de Seguridad reafirmó la postura del gobierno nacional y pretende cambiar la carátula de la causa.

“Que los ADN de las camionetas y las huellas dactilares dieran negativas van marcando un deshilachamiento de esa idea, que en un momento dijeron es ésta o ninguna” sostuvo la ministra Bullrich, de acuerdo a los resultados de las pericias realizadas por el servicio de Huellas Digitales Genéticas de la Facultad de Farmacia y Bioquímica de la Universidad de Buenos Aires.

La titular del Ministerio de Seguridad no dudó en tomar los análisis de ADN negativos en la camioneta de la Gendarmería Nacional como elemento suficiente para permitir el descarte de la hipótesis de que a Santiago Maldonado lo trasladaron en dicho vehículo.

Sin embargo, el Dr. Fernando Machado, quien está a cargo de la Defensa Federal de Esquel, sostuvo que las fajas de seguridad que poseía la camioneta estaban rotas, lo que haría crecer la idea de que la camioneta fue lavada anteriormente a la realización de los peritajes. “Las camionetas tenían una apariencia de estar demasiado impecables como para haber estado en el campo: estaban muy limpias y están los registros fílmicos de la inspección”, dijo el defensor oficial.

En los medios surgieron versiones que apuntan hacia la imposibilidad de borrar los rastros de ADN de Santiago y, al mismo tiempo, conservar en el vehículo otros rastros que no pertenecerían al joven que continua desaparecido. Dadas las irregularidades que presentó el tratamiento de la causa desde su comienzo, no parece descabellado pensar que posiblemente la camioneta fuera lavada y luego utilizada por la Gendarmería, lo que explicaría la posibilidad de que puedan ocurrir ambos hechos y eleva la sospecha sobre por qué el juez federal Guido Otranto tardó tanto tiempo (nueve días) en secuestrar las camionetas utilizadas por Gendarmería.

Además, Bullrich no tuvo reparos en elogiar su propio accionar y el de su ministerio: “espero que los mismos que pidieron mi renuncia reconozcan el trabajo que estamos haciendo”, sostuvo. Esta declaración, que surge a 43 días de la desaparición de Santiago Maldonado, no parece tener contacto con la realidad ya que la investigación no avanza y como sostienen los expertos, cada día que pasa atenta más contra la resolución del caso.

Comentarios
Compartir TWEET PIN Compartir Logo WhatsApp