Mauricio Macri y la estrategia del “sin querer queriendo”

macrichavo

Pecaríamos de ingenuos como sociedad si cayéramos en la tentación de culpar a Macri y sus aliados por vivir del “prueba y error”. Existe una estrategia premeditada, donde cada actor de Cambiemos tiene su rol, y donde el Gobierno suele terminar imponiendo su voluntad.

No vamos a negar que desde que Cambiemos es gobierno, hay un nivel altísimo de improvisación en el Estado, y muchas veces estos errores repercuten de tal forma en la opinión pública, que finalmente se vuelve atrás para calmar las aguas.

Sin embargo, no todo es lo que parece (o nos quieren hacer parecer). A veces, las series televisivas o libros nos hacen referencia continua a nuestra realidad, como si hubieran predicho tantas cosas. El personaje del Chavo del Ocho es recordado por su histórica excusa que esgrimía cada vez que le pegaba al Señor Barriga, Don Ramón, Quico y otros personajes. “Fue sin querer queriendo”, decía, en una frase que daba a entender que en realidad el objetivo era hacer enojar a sus compañeros de vecindad.

Volviendo a los hechos políticos, la gestión de Cambiemos ha recurrido muchas veces a esta estrategia del “Sin querer queriendo”. La misma, consiste en cuatro pasos clarísimos:

  • Tomar medidas unilateralmente (Decretos presidenciales) fundamentando las causas en la “pesada herencia”
  • Enfurecer a la opinión pública, y opositores
  • Mostrar una falsa autocrítica, y anunciar que se va a volver atrás para consensuar con la oposición “leal”
  • Anunciar la misma medida “con pequeños cambios, pero que frente a la opinión pública se muestran como una “buena acción del gobierno” del estilo: “Al final la luz no va a aumentar un 800%, sino que lo hará en solamente un 400%”

De estos casos, existen ejemplos en todos los rubros, ministerios, problemáticas y conflictos que tuvieron el mismo desenlace. Mencionaremos  los más relevantes

Nombramiento de Rosatti y Rosenkranz en la Corte Suprema: días después de haber asumido el poder, Macri intentó nombrar por DNU a los nuevos integrantes de la Corte, “olvidando” el proceso previsto por le ley generando un revuelo importante en la sociedad. Finalmente se tuvo que dar marcha atrás, y el pliego se debió discutir en el Senado.

Tarifazo de luz: en el marco del ajuste llevado adelante por Macri, se pretendió ejecutar los aumentos de luz, “olvidando” nuevamente los pasos previstos por la ley. El ministro de Energía Aranguren no llamó a audiencias públicas y llovieron amparos judiciales. Finalmente hubo que dar marcha atrás y el tarifazo se ejecutó igual (no en un 800%, pero si en un 400%).

Intentos para echar a la Procuradora General Gils Carbó: el macrismo desde el día 1 de gestión, intentó desplazar de su puesto a Gils Carbó por no ser afín al pensamiento político de la nueva coalición gobernante. Se la amenazó durante meses, pero debieron dar marcha atrás. La realidad es que no es un cargo que el presidente pueda poner y sacar a quien le parezca bien a través de modificaciones en el Ministerio Público Fiscal. La opinión pública ya se había dado cuenta que algo no estaba bien. En octubre decidieron dar marcha atrás, pero no se quedaron de brazos cruzados; ahora van por el juicio político.

Feriados movibles: el Gobierno ya había adelantado que iba a eliminar feriados. Sin embargo, se “olvidaron” de la importancia que reviste para la sociedad en su conjunto el Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia el 24 de marzo.  A pesar que el oficialismo mandó a hablar a Avruj para desdramatizar, se armó un revuelo importante, y los intendentes y varias provincias se habían despegado de la decisión oficial, y declararon asueto en sus respectivos niveles. Finalmente, Macri tuvo que dar marcha atrás y declarar asueto el  24 de marzo. Sin embargo, el objetivo ya estaba cumplido. Poner en tela de juicio la importancia de dicho día y provocar la ira de la oposición.

Modificación el la ley de ART: nuevo caso de un DNU, que finalmente se trató en el Congreso Nacional. Pese a la “marcha atrás”, es una ley que afecta directamente a los trabajadores y lesiona sus derechos.

Condonación de la deuda a Correo Argentino S.A.: los últimos días, fue tal vez el mayor papelón de las “marcha atrás”. Después de que el Gobierno le perdone a la familia Macri más del 99% de la deuda que tenían desde Correo Argentino con el Estado, muchos estudios realizados por diversas consultoras demostraron que la opinión pública los relacionó a la corrupción directamente en un escándalo que llegó a la portada de los diarios más importantes del mundo. Inclusive Macri y Aguad terminaron imputados. Finalmente Macri dio “marcha atrás”, pero habrá que ver cuál es el desenlace.

Rebaja a jubilados: entre gallos y medianoche, Macri decidió también realizaron un recorte en los haberes de los jubilados. Desde el Ejecutivo, Mario Quintana los acusó por “quejarse por 20 pesos”. Sin embargo se trataba de mucho más. Nuevamente se dio marcha atrás, y Macri “revisó” la medida. Al ser tan reciente, hay que ver como evoluciona.

Todas estas medidas contaron con la absoluta complicidad de sus aliados de la UCR y Coalición Cívica, que juegan de “policías buenos y malos” criticando desde adentro para dar marcha atrás. Pero no todo termina con la anulación del DNU. El problema es que después, el Gobierno termina saliendo con la suya, aunque con fuertes signos de desgaste.

En ese sentido, hay que advertir que esta estrategia por más que lo ayude a aprobar medidas impopulares, a la vez provoca un fuerte deterioro muy importante en el Gobierno, y puede ser perjudicial para Cambiemos de cara a las elecciones legislativas.

Comentarios
Compartir TWEET PIN Compartir Logo WhatsApp