Nuevo conflicto diplomático: Luis Juez en problemas por sus chistes

luis_alfredo_juez

La estrategia futbolera de acercamiento al mundo mentada por Macri vivió uno de sus puntos más altos hace pocos días en la segunda fase de la Copa Libertadores de América. El embajador argentino en Ecuador, el verborrágico Luis Juez se metió en problemas por un chiste de mal gusto referido a un general ecuatoriano.

La sorpresiva designación del polémico ex intendente de la ciudad de Córdoba como embajador argentino en Ecuador tiene los resultados sospechados. Sucede que su “labia” y la picardía con la que cree representar a los argentinos en el mundo esta vez le jugó una mala pasada.

El pasado martes 7 de febrero se jugó el partido de vuelta por la segunda fase de la Copa Libertadores de América entre El Nacional (Ecuador) y Atlético Tucumán (Argentina). El equipo argentino accedió a la tercera fase del certamen continental venciendo 1 a 0 al equipo local.

El partido estuvo teñido por el controversial arribo del equipo tucumano al estadio, el embajador argentino dijo que  “el micro iba haciendo willy, parecíamos Rápido y Furioso 7”. A eso hay que sumarle que Atlético Nacional jugó con las camisetas prestadas por el seleccionado argentino SUB-20 que se encontraba en la ciudad.

Si el general nosecuánto tiene miedo de jugar un partido de fútbol, imagínese si tiene que ir a la guerra” bramó Luis Juez, refiriendosé al presidente de El Nacional, conocido equipo castrense de Ecuador. Sucede que el presidente del equipo ecuatoriano es “Tito” Manjarrez Lescano conocido y respetado General de las F.F.A.A. 

¡Déjense de romper las bolas con el reglamento! si tengo que entrar yo a jugar no hay problemas, me la banco” adviritó el embajador argentino. “Hoy me van a querer cagar a trompadas, tenían el partido ganado en los escritorios y les mojamos la oreja” afirmó luego de la victoria del equipo tucumano. Luego, a modo de gracia indicó que “voy a tener que ir en helicóptero a la Embajada”. Lamentable accionar de un diplomático argentino en funciones representando al país en Ecuador.

Pasado el fervor por la clasificación de Atlético Tucumán, el nuevo ídolo del “decano” no quedó bien parado y según se supo, en Ecuador sus chistes no pasaron desapercibidos y dejó expuestos sus modales en un cargo que amerita otra forma de manejarse y comunicarse.

En síntesis, un nuevo exabrupto diplomático de la gestión Cambiemos y su estrategia futbolera de acercarse al mundo.

Comentarios
Compartir TWEET PIN Compartir Logo WhatsApp