Elecciones en Reino Unido: “el ganador se lleva todo”

Fachada de la BBC, en Londres, este jueves tras darse a conocer los sondeos | Foto: AFP (Paul Ellis).Fachada de la BBC, en Londres, este jueves tras darse a conocer los sondeos | Foto: AFP (Paul Ellis).

En el transcurso de la jornada se llevarán adelante las elecciones para el Parlamento Británico. Los conservadores aparecen con una leve ventaja sobre los laboristas, pero estos últimos se recuperaron en las encuestas de los últimos días. Los atentados de Manchester, en la mira.

A días de sufrir atentados terroristas reivindicados por el ISIS, 46 millones de británicos eligen gobierno. Theresa May, líder del partido Conservador, adelantó las elecciones el pasado 18 de abril, en una búsqueda de mayor legitimidad a su gobierno que debe negociar el Brexit con la Unión Europea e intenta llevar adelante un plan de recorte de derechos civiles en pos del combate al terrorismo, lo que muchos sectores entienden como una política de “mano dura”. Por otro lado, Jeremy Corbyn lidera el partido Laborista, de mayor llegada a la clase trabajadora y quien alguna vez sostuvo como posibilidad el diálogo con Argentina sobre la soberanía de las Islas Malvinas.

Para entender las elecciones británicas es imprescindible acercarse un poco al sistema electoral, el encargado de transformar los votos en bancas en el Parlamento. Conocido como “first past the post” o  “el ganador se lo lleva todo”, el sistema electoral británico está diseñado para generar mayorías parlamentarias. En el Reino Unido, las elecciones eligen diputados, los integrantes de la Cámara de los Comunes. Los diputados electos son quienes luego nombrarán al Primer Ministro, por lo tanto el partido que logre la mayor cantidad de bancas será quien tenga la mayoría necesaria para elegir a un Primer Ministro de su mismo partido. Nótese que no sostenemos que el partido que  tenga mayor cantidad de sufragios efectivos será quien elija Primer Ministro, sino quien tenga mayor cantidad de bancas. Esto nos lleva a intentar comprender cómo se eligen las bancas.

Cuatro estados componen el Reino Unido: Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda del Norte. Todas las circunscripciones son uninominales, todas eligen un sólo diputado, lo que genera que el ganador en dicha circunscripción se lo lleve todo, es decir la única banca en juego, donde lo logra con sólo un voto más que su adversario. Inglaterra tiene 533 circunscripciones uninominales, Escocia 59, Gales 40 e Irlanda del Norte 18. Esto da un total de 650 escaños, el partido que logre 326 escaños (la mitad más uno) podrá gobernar bajo una mayoría absoluta, impondrá su Primer Ministro y tendrá asegurada la gobernabilidad por los próximos años. En las elecciones del 2015, el partido conservador logró 331 escaños con tan solo el 37% de los votos. Un partido puede no tener una amplia mayoría de los votos a nivel nacional y sin embargo lograr tener la mayoría necesaria para nombrar un Primer Ministro, este caso podría darse si dicho partido gana la mayoría de las circunscripciones por un ajustado margen y pierde en las demás por gran cantidad de votos. Al no repartirse los escaños de manera proporcional a los votos obtenidos, se dice que éste es un sistema que genera únicos  ganadores.

En Reino Unido dos partidos son los que históricamente se disputaron el gobierno de las islas, el Partido Conservador y el Partido Laborista. A grandes rasgos, podemos sostener que representan a los dos polos del espectro ideológico izquierda-derecha, a pesar de que cierta homogeneidad en la sociedad británica produce que la distancia entre ambos partidos no sea irreconciliable.  En caso de que ninguno de estos dos partidos logre imponer su mayoría, entrarán en escena los terceros partidos con capacidad de negociar y establecer coaliciones de gobierno, logrando la mayoría necesaria para nombrar un Primer Ministro y su gabinete, del cual seguramente obtendrán algún ministerio. Estos partidos como el Partido Liberal Demócrata, que en 2015 logró 9 escaños, o el Partido Nacional Escocés, quien en la misma elección triunfó en 56 de las 59 circunscripciones escocesas, transformándose en la tercera fuerza a nivel nacional con tan sólo el 5% de los votos, tendrán la oportunidad de participar en el Poder Ejecutivo en caso de que ninguno de los dos partidos grandes logre imponerse por sí solo.

Comentarios
Compartir TWEET PIN Compartir Logo WhatsApp