Crisis en Venezuela: ¿Desacato parlamentario o golpe de Estado?

Nicolás Maduro y Diosdado Cabello junto al Tribunal Supremo de Justicia | Foto Prensa TSJ.Nicolás Maduro y Diosdado Cabello junto al Tribunal Supremo de Justicia | Foto Prensa TSJ.

Venezuela está atravesando una situación muy delicada para su régimen democrático. La oposición acusa un “golpe de Estado” por parte del oficialismo, mientras que el gobierno de Maduro denuncia un “desacato parlamentario” por parte de la Asamblea Nacional.

La democracia más antigua de América Látina está en peligro. Venezuela se ha quedado sin poder legislativo debido a que el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) -controlado por el oficialismo- decidió el pasado miércoles anular las competencias de la Asamblea Nacional (AN) -controlada por la oposición desde las elecciones de 2015- por considerarla en “desacato”, de acuerdo al incumplimiento de varias sentencias.

Por este motivo, el presidente de la AN, Julio Borges dijo que “Es un golpe de Estado y quiero que el mundo nos ayude y los medios nos ayuden a decirlo con todas sus letras: en Venezuela (el presidente) Nicolás Maduro dio un golpe de Estado”.

De acuerdo a la sentencia número 156, la cual ordena que la Sala Constitucional del TSJ asuma el rol del Parlamento para garantizar el “Estado de derecho”. El dictamen anula entonces el poder legislativo que ejerce la AN. Mientras persista la situación de desacato de la AN, el TSJ “garantizará que las competencias parlamentarias sean ejercidas directamente por esta Sala o por el órgano que ella disponga, para velar por el Estado de Derecho.”

Luego de analizar la decisión de la Asamblea de incorporar, en agosto de 2016, a tres diputados del estado de Amazonas, cuya elección había sido impugnada poco después de las elecciones parlamentarias de diciembre de 2015, el TSJ dictaminó el desacato parlamentario. El oficialismo había impugnado la elección de estos diputados tras considerar que hubo fraude, por lo que las autoridades pertinentes comenzaron a investigar.  Los legisladores indígenas del Estado de Amazonas (sur de Venezuela), Julio Ygarza, Nirma Guarulla y Romel Guzamana fueron electos en unos comicios en los que la oposición obtuvo mayoría en la Asamblea tras más de una década dominada por el chavismo.

Hace pocos días atrás, el TSJ quitó la inmunidad parlamentaria a los diputados opositores y concedió atribuciones especiales al presidente Nicolás Maduro en materia penal, militar, económica, social, política y civil. “Me están facultando con un poder habilitante especial para defender la institucionalidad, la paz, la unión nacional y rechazar amenazas de agresión o intervencionismos contra nuestro país. Esta es una sentencia histórica”, dijo Maduro.

Esta polémica decisión del TSJ se da después que la AN aprobara un acuerdo que avala la “intervención” del secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, invocando la Carta Democrática Interamericana.

Cabe destacar que desde el mes de enero, pese a la condición de nulidad que pesa sobre todos los actos emanados del Parlamento, la AN juramentó una nueva junta directiva, la cual actualmente realiza actos sin validez jurídica para el TSJ, ya sean aprobaciones y rechazos de leyes o acuerdos internacionales.

Por este motivo, luego de conocerse los resultados del debate en la OEA, Maduro advirtió que ejecutará una agenda ofensiva en “defensa de los pueblos”. Por su parte el TSJ acusó a los parlamentarios de traición a la patria por apoyar a Luis Almagro.

En el plano internacional, la situación de Venezuela ya desató repercusiones en sus relaciones diplomáticas. El día de ayer, Perú retiró a su embajador en el país ya que considera que hubo una “ruptura del orden democrático”Brasil, a través de un comunicado difundido por su Ministerio de Relaciones Exteriores, afirmó que las decisiones del TSJ “alimentan la radicalización política en el país”. Mientras que el Departamento de Estado de EE.UU. compartió un comunicado condenando la polémica decisión del TSJ y le pidió al gobierno de Venezuela que “permita a la Asamblea Nacional democráticamente elegida desempeñar sus funciones, celebrar elecciones lo antes posible e inmediatamente liberar a todos los presos políticos”.

Comentarios
Compartir TWEET PIN Compartir Logo WhatsApp

Acerca del autor

@fueguinaski
You know, Dude, I myself dabbled in pacifism once. Not in 'Nam of course.