Corea del sur: el parlamento destituye a la presidenta Park Geun-hye

El Parlamento aprobó ayer destituir a la presidenta Park Geun-hye por el escandalo de corrupción y tráfico de influencias de su colega Choi Soon-sil, apodada la “Rasputina” por pertenecer a una oscura secta religiosa y ejercer una poderosa influencia sobre ella. Aunque Park ha sido privada de todas sus funciones como presidenta, podrá seguir en el cargo hasta que el Tribunal Constitucional revise su destitución, lo que podría llevarle hasta medio año. Debido a la complejidad del caso, no parece probable que la decisión llegue antes de marzo, cuatro meses en los que Park seguirá disfrutando de todos los privilegios de la Presidencia (sueldo, guardaespaldas, coche y avión oficial y residencia en la Casa Azul), pero sin ejercerla.

Para evitar el vacío de poder, se celebró una reunión de emergencia del Gobierno y luego protagonizó una comparecencia pública para prometer que «mantendremos la estabilidad del país bajo todas la circunstancias». Según informa la agencia estatal de noticias Yonhap, Hwang apeló a «todos los funcionarios para dar lo mejor de sí mismos e impedir disfunciones en las áreas de la diplomacia, la seguridad y la economía». Debido a la habitual tensión militar con Corea del Norte, el presidente en funciones tiene previsto encontrarse también con el Consejo Nacional de Seguridad y mantener su alianza con su principal aliado, Estados Unidos, inmerso en plena transición de la Administración Obama a la de Trump.

Con los 234 votos de los 300 diputados aprobaron suspender la autoridad de Park Geun-hye por haber violado la Constitución en una trama de amiguismo que ha indignado a la sociedad surcoreana. Durante las últimas semanas, cientos de miles de personas han pedido su dimisión en las manifestaciones más multitudinarias que se recuerdan en la historia de este país asiático.

Comentarios
Compartir TWEET PIN Compartir Logo WhatsApp