Diputado Luis Lusquiños: “Los 15 meses de Macri fueron pésimos, no tienen la justicia social en su agenda”

lusquinos-luis-diputado-nacional-compromiso-federal-san-luis

Luis Lusquiños nació en el barrio porteño de La Paternal. Estudió abogacía y en su juventud se mudó a la provincia de San Luis, donde conoció a la familia Rodríguez Saá. Ocupó en esa provincia varios cargos legislativos y ejecutivos a partir de 1983, acompañando la gestión. En diciembre de 2001, cuando Adolfo Rodríguez Saá accedió a la presidencia, Lusquiños fue Secretario General de la Presidencia. Permaneció en ese cargos hasta la renuncia de Rodríguez Saá, el 30 de diciembre de 2001.

En 2005 fue electo diputado nacional por la provincia de San Luis por el Frente Justicia, Unión y Libertad hasta el año 2009. En 2016 asumió su banca en Diputados en reemplazo de Fernando Salino quien dejó su banca para ejercer el cargo de rector de la Universidad de La Punta.

¿Qué evaluación hace del año legislativo 2016?

El último año fue muy activo, con un sinnúmero de leyes muy importantes. Algunas de ellas, leyes que respondían más imaginarios o ambiciones de un sector particular, y otras al interés y estrategias del oficialismo. Se fueron dando diferentes escenarios y la cámara buscó los canales para poder darle curso a las leyes, teniendo en cuenta que el oficialismo tiene minoría.

En este año electoral, ¿cómo ve el panorama en el Congreso Nacional?

No creo que el oficialismo tenga alguna intención de enviar leyes estructurales al  Congreso, porque no tiene un escenario favorable para poder tratarlas. Va a ser un año meramente superficial y el Gobierno apelará a los DNU para avanzar. Sin embargo, con respecto al presupuesto, si es enviado en tiempo y forma, será la ley que se vaya a tratar.

¿Qué evaluación hace de los 15 meses de la gestión Macri?

Pésima. Es un gobierno que no incluyó la justicia social en su agenda. No tiene incluido que hacer con la pobreza más allá de lo discursivo, no hay un plan contra el hambre. Toda la dirección de su Gobierno está basado en un concepto erróneo de una supuesta “lluvia de inversiones” que va a terminar derramando, y llegará a las capas más sensibles de la sociedad. Eso está probado que no existe, que no es tal. En contraposición, no hay ningún otro “plan B”. Los pobres empeoraron su situación, y se quitaron derechos que el pueblo tenía asumido como tales: medicamentos y paritarias. Todo esto sumado a que tenemos un Gobierno “tomador de deuda”, y hay que entender que la manta es corta, pero no hay ningún plan para que se alargue. La deuda es asfixiante, ya supera los 250mil millones de dólares al tercer trimestre. Por eso, desde ese punto de vista, la gestión la evalúo entre muy pobre y pésima.

¿Cómo es la relación entre el Gobierno Nacional y la provincia de San Luis?

No tenemos casi ninguna relación porque a las obras que están en el presupuesto le ponen obstáculos para no hacerlas, como el Aeropuerto de San Luis, que ni siquiera es de San Luis, sino del país. No recibimos absolutamente nada. Sin embargo, si hubo un relativo avance en cuanto a la deuda que tiene la nación con San Luis, en particular en la fijación de un monto de la deuda.

¿Qué nos puede contar sobre la experiencia de recibir refugiados sirios en su provincia?

La experiencia de haber creado un corredor humanitario por parte de la provincia ha sido maravillosa, hay que ver en persona realmente lo que sufren los refugiados. Sin embargo, la Argentina en palabras de su presidente, se comprometió a recibir a 3.000 refugiados, y todavía no ha hecho nada, es por eso que San Luis ha puesto manos a la obra a la hora de la recepción, y nos convertimos en “Provincia llamante”. Esto lo trabajamos fuertemente con El Vaticano, colabora mucho la Cancillería, y también Cascos Blancos. Estos últimos  colaboran mucho en cuanto a la red que se monta en el territorio para que los refugiados también elijan la provincia de San Luis. La experiencia es maravillosa: los dos primeros que llegaron son un matrimonio. Él trabaja de chef especializado en cocina árabe, y ella trabaja en la universidad como profesora de lenguas. Asimismo los últimos que llegaron también se están comenzando a acomodar. En resumen, la experiencia es muy buena, y la provincia está dando una lección en el mundo que está siendo muy expulsivo, inclusive tenemos un Trump. Pero desde una provincia de un país lejano al conflicto hemos demostrado estar a la altura de las circunstancias, y poder ofrecer una solución al conflicto

Sobre el peronismo, ¿qué balance hace de la interna peronista con respecto a las próximas elecciones?

Ojalá que nos unamos todos, y si tiene que haber interna, que se resuelva en el ámbito de las PASO, y hay que ir todos juntos. Hay una vieja teoría del maoísmo que habla de un enemigo principal y un enemigo secundario. Cuando fue la invasión japonesa en China se dio una discusión interna y estuvieron al borde de la guerra civil, pero finalmente se pusieron de acuerdo, y se unieron para luchar contra el invasor japonés. Este es el mismo caso. Nosotros tenemos que superar nuestros prejuicios y visiones diferentes, ya que el peronismo expresa una gran diversidad. Pero en este caso nos tenemos que unir porque es necesario poner la agenda social sobre la mesa. Es muy grave lo que está sucediendo en Argentina: desempleo, cierre de fábricas, transferencia de recursos de los sectores pobres a los más pudientes, a todos esto hay que ponerle fin de alguna manera.

Por último, ¿cuál es el modelo en San Luís y por qué los puntanos vuelven a elegirlos en las elecciones?

Nosotros gobernamos bajo las tres banderas: soberanía política, libertad económica, y justicia social, como dice el peronismo. Esta es nuestra mirada, y es la que tiene que prevalecer en el peronismo. Nosotros trabajamos para ser un factor importante en la unidad del peronismo. Nosotros tenemos como objetivo la unidad del peronismo.

San Luis va bien, porque se gobierna bien, se gobierna con otra lógica distinta a la del poder económico.  Gobernamos bajo la lógica del pueblo. Eso implica mejoras laborales, derechos sociales y políticos, respeto a los Derechos Humanos, proveer los mejores sueldos posibles, tener una economía ordenada. Para eso hay que ser muy cuidadoso con el presupuesto, muy transparente. Ese es nuestro formato, no hay pociones mágicas.

Comentarios
Compartir TWEET PIN Compartir Logo WhatsApp