Lucía Portos: “El movimiento organizado de las mujeres está poniendo la lupa donde no la puede poner la CGT”

portoslucia

Lucía Portos es diputada de la provincia de Buenos Aires desde 2012 cuando reemplazó al fallecido diputado provincial y ex intendente de Campana, Jorge Varela. Forma parte de la organización política La Cámpora y su trabajo legislativo está orientado principalmente a la garantía y ampliación de los derechos de las mujeres niñas y adolescentes en Argentina.

La diputada provincial dialogó con El Mapa Político sobre el Paro Internacional de Mujeres, la situación de la violencia de género en Argentina y evaluó las políticas públicas del oficialismo en ese sentido

 -Para comenzar, ¿podrías comentarnos sobre el paro de mujeres previsto para el 8 de marzo?

-Quiero focalizar que es una medida de fuerza de las mujeres trabajadoras de la Argentina, que además fue generando una expectativa internacional, donde terminaron adhiriendo muchos otros países, y quiero remarcar esto, que es una medida de fuerza de mujeres trabajadoras, porque eso es lo que la distingue, que va a culminar en una movilización pero tiene este componente de un reclamo de que primero se reconozca nuestra fuerza de trabajo en igualdad de condiciones, que se reconozca el trabajo no remunerado de las mujeres y la situación de vulnerabilidad que tienen nuestras compañeras en este contexto político tan difícil para todos los argentinos, donde el Estado se está retirando de nuestras vidas y donde las que ya éramos vulnerables quedamos todavía más expuestas a ser las primeras en perder el trabajo, en pasar necesidades y dificultades que nos dejan más susceptibles a ser víctimas de distintos tipos de violencia y de injusticias que tienen que ver con todo esto. Las mujeres del Frente para la Victoria vamos a participar activamente de la convocatoria del paro y de la movilización, estuvimos teniendo reuniones organizativas periódicas, tanto con el colectivo #NiUnaMenos como con otras organizaciones.

-Hace unos días se presentaron las estadísticas sobre la cantidad de femicidios en la Argentina, ¿qué detalles tenés sobre esa información?

-Salieron los datos la Casa del Encuentro del año pasado, y además tenemos un recuento propio (del movimiento feminista) de lo que viene siendo este año, que es dramático, trágico, en los primeros dos meses del año hubo aproximadamente 50 femicidios de los que se tomaron estado público, que es lo que se puede seguir a través de los diarios. Nosotros en la última etapa del gobierno de Cristina habíamos trabajado mucho en la posibilidad de sistematizar los registros de femicidios desde el Estado, eso se había puesto en marcha y supuestamente el nuevo gobierno iba a continuar ese trabajo para dar cifras oficiales, que suponemos que siempre son más de las que se mediatizan, pero eso no pudimos conocerlo. Pero sí, estamos hablando de una situación dramática que da cuenta que las políticas públicas están fallando en determinar el cambio cultural y también en prevenir la violencia hacia las mujeres.

-El presidente Macri el año pasado anunció un gran plan para luchar contra la violencia de género, ¿cómo te parece que ha funcionado el mismo?

-Sobre las medidas que anunció el presidente, a mí personalmente me hace mucho ruido el discurso punitivista, yo no pienso que esto se vaya a resolver con el derecho penal, ni tampoco con una política de refugios, separando a las mujeres de sus comunidades, de sus lugares, porque eso es una solución parche, y ni siquiera se cumplieron todos esos anuncios que hizo, fue todo marketing que después no se llevó a la práctica bajo ningún aspecto, y además se desfinanciaron y discontinuaron políticas que eran centrales para el cambio cultural, como las educativas, laborales y de salud, donde el Estado tomaba protagonismo para construir ese cambio cultural, y ahora están discontinuadas. No solo en tema de género, sino en términos generales, pienso que el gobierno de Macri y el de la gobernadora Vidal son gobiernos de anuncios, de marketing, de globos de colores que después en la realidad quedan en frustraciones completas para el pueblo argentino.

-En relación a lo que venís diciendo, ¿cómo se está ejecutando el presupuesto en la provincia de Buenos Aires?

-Su ejecución viene siendo violenta en todas las áreas de gobierno salvo en el Ministerio de Economía y en el de Seguridad en alguna medida, eso te habla de cómo el oficialismo piensa la política pública, dejando relegados otros sectores, como salud, educación y trabajo, por ejemplo en el Ministerio de Producción estamos hace seis meses sin ministro, ¿para qué van a querer un ministro de producción si van a abrir las importaciones? Esos son mensajes, no tener producción argentina significa no tener puestos de trabajo, por lo tanto menos mujeres trabajando, y así sucesivamente. Lo mismo pasa a nivel nacional, estamos muy preocupadas por lo que pasa en el Ministerio de Salud, el cierre del Remediar y de la provisión de medicamentos gratuitos hacia las jubiladas en el PAMI, el desfinanciamiento del programa de educación sexual integral a nivel nacional, es grave.

-¿En la Cámara de Diputados de la provincia qué proyectos se están manejando en torno a la cuestión de género?

-Para empezar, desde el año 2014 en la provincia de Buenos Aires rige una ley de emergencia sobre violencia de género, eso le permitió al gobernador Scioli en su momento disponer recursos para redirigirlos hacia áreas sensibles en la lucha contra la violencia de género. Esa emergencia vencía a final del 2016 y ahora hay que replicarla este año y no vemos interés de la gobernadora de que se declare esto nuevamente, sin embargo se han focalizados en proyectos como la emergencia administrativa que les permitió comprar computadoras a precios muy raros y en licitaciones muy extrañas, esa es una discusión que nosotras consideramos central. Después venimos trabajando en otras iniciativas que tienen que ver con la incorporación de las mujeres en el ámbito de la justicia, para que el criterio de selección de jueces, juezas, magistrados y magistradas sea mucho más equitativo, manejando niveles de paridad, ahí se puede dar una batalla cultural muy fuerte dentro del Poder Judicial de la provincia, que es muy conservador como todos los poderes judiciales. Por otra parte, dentro del bloque de diputados venimos trabajando temas más específicos como el tema del parto respetado, el derecho a la salud de las mujeres y demás.

-Antes mencionaste a Milagro Sala, tuviste la oportunidad de visitarla el año pasado, ¿cómo viste su situación?

-Pude ir dos veces a visitarla, la verdad que da mucha tristeza y mucha bronca ver a Milagro en esa situación, ella tiene mucha fuerza y entereza, incluso tiene más capacidad de consolar ella al que entra que uno ir a llevarle ánimos a ella. Es muy interesante ver lo que ella hizo en la provincia de Jujuy, y que por eso se entiende la persecución judicial, porque cuando uno ve el nivel de dignidad y derechos que conquistó esa mujer para su gente, para su pueblo, se entiende porque la persiguen.

-Para finalizar, ¿crees que esta idea del kirchnerismo de “volver mejores” implica poner en primer plano la cuestión de género?

-Nosotras acuñamos una frase que es “Volver mejores es volver feministas”, hace unos días hubo una reunión de un grupo de compañeras con Cristina y le dijeron esa frase y a ella le gustó, así que sí, por supuesto creo que la lucha del peronismo, del kirchnerismo, del frente nacional y popular pasa por conquistar mayores niveles de igualdad, y que las mujeres sufrimos desigualdades estructurales, y tiene que ser bandera nuestra reconquistar esos espacios que por ahí no pudimos protagonizar los doce años por la urgencia de tantas otras reivindicaciones que venían de antes, y que hoy es el momento de ponerlas a la luz y de valorar y repensar a la mujer como el actor político social de cambios culturales muy importantes, porque claramente hoy el movimiento organizado de las mujeres está poniendo la lupa donde no la puede poner la CGT, y eso, para nosotros es muy fuerte porque el sindicalismo era nuestra columna vertebral y hoy no puede convocar con rapidez y valentía a un paro contra este gobierno que se llevó 200 mil puestos de trabajo en un año, mientras que nosotras podemos convocar a un paro nacional e internacional y a la vez denunciar el ajuste, eso habla de la centralidad del movimiento de mujeres.

Comentarios
Compartir TWEET PIN Compartir Logo WhatsApp