Fernando Barrera: “Después de 10 años de gestión del PRO, la gente está viviendo peor”

barrera

El Director del Ente de la Ciudad dialogó con El Mapa Político sobre la actualidad del peronismo porteño de cara a las próximas elecciones legislativas.

El abogado Fernando Barrera nos recibió en su oficina de la calle Mitre, ubicada en pleno centro porteño. Su palabra es escuchada, Barrera controla ciertas áreas sensibles del peronismo porteño. Es el actual Apoderado del PJ en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y se desempeña como Secretario de Administración de Recursos de su partido.

Actualmente Barrera es el Director del Ente Único Regulador de los Servicios Públicos de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Hace unos días hubo una reunión de un sector del PJ porteño con otras fuerzas, ¿nos podes contar sobre eso?

Sí, nosotros participamos. En realidad ahí se conformó la idea de un frente político amplio, sostenido en la columna del peronismo como estructura política partidaria, convocando a otros sectores, no sólo del peronismo sino también a otras fuerzas políticas de centro izquierda que tienen alguna participación política en la ciudad de Buenos Aires. Se hizo una convocatoria amplia, interesante. Participaron sectores que han venido participando dentro del Frente Para la Victoria y otros que no. En este caso todos los que estábamos ahí, en su gran mayoría, ya habíamos formado parte del Frente Para la Victoria en otras ocasiones. La idea de lo que surgió en la UMET fue elaborar un acuerdo programático entre los espacios que venimos trabajando juntos en el ámbito del PJ de la ciudad, sostenido en 10 puntos que van desde la protección del trabajo a la producción nacional y demás, planteando una alternativa de modelo al gobierno nacional y que este compromiso político entre todas estas fuerzas -o agrupaciones internas del peronismo- sea la punta de lanza de la conformación de un espacio plural, abierto, democrático, con inclusión de otros sectores políticos de la ciudad de Buenos Aires, que pueda conformar un frente electoral que se proyecte en el 2017 como una fuerza política importante en la ciudad, de oposición, y que nos permita en 2019 disputar un modelo de ciudad diferente.

-¿Qué significa para ustedes “unirse” con otros espacios que no forman parte de su partido?

Fue una expresión inicial que pretende centralizar la discusión no en la conformación de las listas sino en un acuerdo programático donde nos pongamos de acuerdo acerca de qué es lo que queremos, qué es lo que significa hoy construir una alternativa en la ciudad de Buenos Aires, con qué no estamos de acuerdo, y qué es lo que nosotros entendemos que debe proponerse en el ámbito de la ciudad, y a partir de ahí abrir la convocatoria a los demás espacios de la oposición, que puedan participar y que puedan integrar este espacio para construir una nueva mayoría.

-¿Se asumen como los referentes de la oposición en la Ciudad?

A nosotros no nos gusta hablar de oposición, nos gusta hablar de alternativa. Si bien entendemos en rol en el que la sociedad nos puso en el 2015, después de una derrota difícil y dura para todos nosotros, no nos gusta ser oposición, nos gusta construir la alternativa de gestión y de poder para mejorarle la calidad de vida a la gente.

-¿Es decir que no les cierran la puerta a los sectores que están más ligados con el kirchnerismo y que no participaron de esa reunión? 

De ninguna manera, las puertas siguen abiertas. Un sector de los que participaron en esa reunión forma parte del espacio kirchnerista en la Ciudad. Filmus es un hombre que se identifica con el kirchnerismo; Víctor es un hombre que se identifica también con el kirchnerismo… Estuvieron ahí en esa reunión y por supuesto está abierto a que también se incorporen en esta conformación los sectores del kirchnerismo que no formaron parte de este lanzamiento, como La Cámpora, Nuevo Encuentro, Kolina -Kolina estuvo porque estuvo Claudio Morresi, pero algunos otros sectores que no hayan estado en esa convocatoria y que puedan estar el día de mañana. Obviamente nosotros no vamos a excluir a nadie. El peronismo no tiene una actitud excluyente sino que convoca a una unidad para construir una mayoría; después, obviamente, no es fácil construir una mayoría, ni es fácil construir una unidad. O sea, esto demanda un acto de humildad y un acto de maduración de cada uno de los sectores que tienen que llegar a una mesa de negociación comprendiendo que hoy lo que debemos hacer es construir la alternativa para mejorarle la calidad de vida a la gente. Primero para instalar una discusión política con el gobierno acerca de los problemas que nosotros entendemos que estamos viviendo los argentinos y la clase media porteña, y a partir de ahí tener la humildad de priorizar este debate y esta discusión por sobre la disputa de los espacios políticos en las listas.

-¿Qué va a suceder con las listas?

Todos sabemos que todo cierre de listas genera rispideces y discusiones, que hay ganadores y perdedores o algunos que no se sienten contenidos o conformes con lo que han conseguido. Es lógico, esto pasa así, suele ser así, esto es parte de la democracia y de la política. Por eso también nosotros entendemos que no está mal la convocatoria a utilizar la herramienta electoral que son las primarias, como para también resolver los problemas que no podamos resolver en el marco de un consenso. Pero bueno, lo primero que exige la unidad es un manto de humildad, un baño de humildad -como algunos han repetido hasta el cansancio- de parte de la dirigencia, comprender que se debe construir una unidad respetando la posibilidad de que todos se sientan representados y contenidos. Y obviamente siempre va a haber algún sector que pueda sentirse con posibilidad, con voluntad, con decisión de confrontar en el marco de las herramientas legales electorales -que son las primarias- y a partir de eso generar un escenario -si no hay consenso- de disputa por la construcción de la representación de este espacio electoral. Pero la convocatoria es a todos. El peronismo no debe ser sectario y excluyente, y yo lo digo siempre, lo he dicho en todas las posiciones cuando a veces algunos pretenden hacer del peronismo un pensamiento único, es decir, en otras circunstancias políticas. Puedo comprender que otros piensen distinto que yo y está perfecto siempre y cuando tengamos un acuerdo… Por eso nosotros empezamos por el acuerdo programático. Nosotros estamos diciendo qué es lo que queremos y a dónde vamos y qué es lo que discutimos. Después podemos tener visiones diferentes acerca de cómo se conduce o cómo se proyecta ese proceso; bueno, discutámoslo y tratemos de encontrar coincidencias y síntesis entre todos, y sino iremos a competir en unas PASO.

-La situación parece compleja, no todos los espacios tienen el mismo peso específico en la negociación. ¿Cree que lograran confluir todos los espacios en la misma lista?

Si algunas definiciones no son conciliables porque los espacios no se ponen de acuerdo en esto, siempre está la alternativa de poder confrontar electoralmente para definir el orden de las listas, pero lo importante es que nos pongamos de acuerdo acerca de la conformación de este espacio amplio, plural, democrático, que pueda volver a constituir al peronismo como una alternativa en la ciudad de Buenos Aires. No nos olvidemos de que en la última elección salimos terceros, hemos quedado fuera del ballotage, la sociedad porteña no interpretó que nosotros éramos una alternativa para disputar el gobierno de la ciudad y nos dejó afuera de la elección final para colocar un jefe de gobierno. Esto es algo que nos obliga a hacer un análisis y una autocrítica, sin ánimo de autoflagelarnos, pero la autocrítica es uno de los primeros ejercicios que uno debe hacer después de una derrota. También habla acerca de la capacidad que uno tenga…de la madurez política de interpretar los procesos. Es más fácil echarle la culpa al otro, lo más difícil en las cuestiones sociales, políticas y humanas es empezar a hacer una autocrítica y empezar a reconocer en qué uno ha cometido los errores para haber fracasado en un intento. Pasa en la vida y pasa también en la política. Generemos una autocrítica para ver en qué nos equivocamos para que la sociedad no nos ponga en un ballotage para disputar la ciudad de Buenos Aires y a partir de ahí veamos qué es lo que debemos hacer para volver a transformarnos en una alternativa de mayoría en la ciudad.

-¿Por qué crees que sucedió eso? ¿El electorado les dio la espalda?

-Porque creo que hemos cometido errores. Lo he dicho hasta el hartazgo miles de veces desde hace más de dos años. Creo que no tuvimos la capacidad de interpelar a la ciudadanía porteña, no hemos tenido la capacidad de renovar la dirigencia, no hemos tenido la capacidad de poder expresar una política hacia la ciudad de Buenos Aires -discutiendo los problemas que tienen los vecinos de la ciudad. Nos ha sido difícil articular una alternativa política que contenga a la mayoría, nos hemos cerrado mucho en hablarles a nuestros compañeros y hablarle a nuestra militancia y hablarle a nuestros votos y nos hemos olvidado de que la construcción de la mayoría se hace siempre teniendo una actitud positiva, amplia y contenedora, plural, acerca de los que puedan pensar diferente. Así como los dirigentes tienen que tener un grado de autocrítica y un grado de humildad -según el momento-, tienen que tener la capacidad de poder escuchar a los que piensan distinto, a los que pretenden de nosotros algo más, y a esos darles la posibilidad de darles una alternativa para que nos acompañen; el que piensa distinto a mí no necesariamente está equivocado, al contrario. Como dirigente uno tiene que tener la capacidad de escuchar a la mayoría, de interpretar el deseo de la mayoría, la decisión de la mayoría y a partir de ahí construir una herramienta que le devuelva esa necesidad de la mayoría… la realización política de sus intereses.

-Al parecer, el peronismo hizo pública su discusión interna. ¿Cree que esto puede ser perjudicial para la campaña?

El peronismo siempre ha sido así, pero el peronismo siempre supo interpretar el deseo de las mayorías. Si nosotros en vez de hacer eso nos concentramos en debatir entre nosotros lo que nosotros entendemos qué es lo que hay que hacer, sin tener la capacidad de escuchar, se torna difícil y perdemos electoralmente. Y la verdad es que, lamentablemente, en un escenario tan importante como el 2015, claramente hemos cometido errores que nos han llevado a perder la ciudad de Buenos Aires pero, si hubiera sido la ciudad de Buenos Aires, hubiera sido una cosa, porque también perdimos la nación y la provincia de Buenos Aires, y perdimos parte de la construcción política del país y permitimos que hoy se genere esta política de ajuste. Me parece que algo mal hemos hecho para llegar hasta acá, y lo que pretendemos es aprender de los errores y construir una alternativa distinta.

-Antes nos mencionabas los problemas de la gente de la ciudad. ¿Cuáles son los principales problemas en la actualidad?

Está claro que los problemas que tiene la ciudad no pasan solamente por una cuestión de medición política. Las encuestas te marcan permanentemente cuáles son los problemas. Pero basta caminar la ciudad de Buenos Aires y nosotros somos parte de la realidad de la ciudad de Buenos Aires, nos afecta a nosotros. Hoy la clase media porteña y el que es de alguna forma el corazón de los grandes movimientos urbanos u organizaciones urbanas -no sólo de la ciudad de Buenos Aires sino de todo el país- está afectado por la crisis económica, la inflación, la pérdida de poder adquisitivo del salario, la desocupación y la inseguridad. Me parece que son los temas que más impactan sobre el quehacer y la problemática de la gente. Esta semana vimos indicadores oficiales que marcan que el desempleo ha llegado en la ciudad al 9,6%, casi dos dígitos, uno de los más altos en los últimos 10 años; impacta sobre la pérdida de puestos de trabajo de hombres y mujeres que viven en esta ciudad. No estamos hablando de cuestiones abstractas.

-¿Y los precios? ¿Cree es un tema crítico para el porteño?

Nosotros tenemos un análisis de indicadores de precios que venimos haciendo hace más de un año en la ciudad de Buenos Aires, con indicadores propios, y que nos determina que la canasta básica de una familia tipo en la ciudad de Buenos Aires hoy es de $33380 -para el mes de mayo de 2017. Significa que esta familia debe consumir $1100 diarios para sostener esta canasta básica de servicios y alimentos, cuando estamos hablando de un salario básico de convenio de $8600, un salario promedio de $14000. Esto marca que hay un problema que está afectando la economía y el bolsillo de los que vivimos en la ciudad de Buenos Aires.

-El aumento de precios atacó el consumo de la sociedad argentina. ¿Cómo afectó esta situación en la Ciudad? 

El incremento de las tarifas no es menor: en lo que va de este último año, de mayo a mayo, las tarifas públicas de gas se han incrementado en un 107%, la luz un 69%, la telefonía fija un 190% -de mayo a mayo de 2016 a 2017. Esto impacta directamente sobre el bolsillo de la clase media, sobre el bolsillo de la gente, sobre el nivel de compra… ha cambiado los hábitos de consumo de los que habitamos en la ciudad de Buenos Aires; hoy se consume menos leche, se consume menos carne en la ciudad de Buenos Aires. Estos son problemas que tienen que ver con la nutrición de nuestros hijos, son problemas que nos afectan a todos. Se incrementó en el último mes un 22% el costo de la educación privada, y vos sabés que el 50% de las personas que habitan en la ciudad de Buenos Aires, el 50% de la matrícula de la ciudad de Buenos Aires es de gestión privada. En el último mes se incrementó un 22% el pago de la cuota de los establecimientos de gestión privada. Las frutas y verduras aumentaron, durante el último mes, un 27% en la ciudad de Buenos Aires. Está claro cuáles son los problemas que tienen hoy los vecinos de la ciudad. Si a esto le sumás los problemas de inseguridad, donde se nos vino diciendo durante 10 años que el problema de la seguridad se resolvía con el traspaso de la Policía Federal a la ciudad de Buenos Aires, y ya llevamos dos años, dos años y medio del traspaso de las fuerzas de seguridad y al único que metimos preso fue al jefe de la policía. La gente sigue viviendo el mismo problema, se ha tomado una comisaría, los vecinos han tomado una comisaría en Flores reclamando por los problemas de la inseguridad que mató a un chico en una esquina. Son problemas que evidentemente, después de 10 años de gestión del PRO en la ciudad de Buenos Aires, siguen sin resolverse y ahora, en el marco de la gestión de la política económica nacional, se vienen profundizando. La gente está viviendo peor.

-Sin embargo, el oficialismo porteño sigue ganando las elecciones e incorporan demandas de sectores más ligados a la clase media alta. ¿Es sólo discurso o hay algún progreso para esos sectores? ¿Los créditos hipotecarios son un ejemplo de esta situación?

Es muy difícil acceder a un crédito. Hoy estaba escuchando que por ejemplo hablaban de la posibilidad de acceder a créditos para la vivienda de edificios en pozo. ¿Saben por qué es esto? El 80% de los edificios que se han construido en la ciudad de Buenos Aires no tienen el final de obra, porque el Gobierno de la Ciudad, que es el que otorga el final de obra, tiene atrasados todos los trámites, trámites que duran entre seis, 12 meses, 15 meses…Al no tener el final de obra, las entidades bancarias, como no están en condiciones de escriturar no pueden otorgar los créditos hipotecarios a aquellos que tienen accesibilidad a cubrir el porcentaje de la cuota de acuerdo a sus ingresos. Ya ni siquiera es un problema de los que no llegan, que son muchísimos los que no llegan a acceder a un crédito hipotecario, porque otro de los problemas que tenemos los argentinos es que tenemos unas tasas de intereses desorbitantes, hasta en dólares, que en el mundo no existen, o sea que obviamente lo que hacen es generar que exista un tipo de cambio planchado pero el cual te impide la accesibilidad al crédito. Mucho menos que tengas una deuda con la tarjeta de crédito; si llegás a tener una tarjeta de crédito y no la llegás a pagar, fijate los intereses que te cobran al mes siguiente. Es imposible, en ningún lugar del mundo sucede esto, salvo en la Argentina. Cuando nosotros estamos diciendo que la Argentina tiene que entrar al mundo, también tiene que ver con reordenar estos desequilibrios que tiene la economía argentina con relación al resto. De los que pueden acceder al crédito hipotecario no lo pueden hacer porque el Gobierno de la Ciudad no otorga los finales de obra. Es una locura. Estos son los problemas que tiene la gente: el aumento de las tarifas, la inflación -que el año pasado fue del 45%-, la caída del consumo -durante el 2016 cayó el consumo en la ciudad de Buenos Aires en casi un 8%, dicho por la CAME, no es que lo digo yo. Al haber menos consumo significa que hay menos plata en la calle, la gente tiene menos capacidad de consumir productos, de comprar ropa, de acceder a cambiarse sus zapatillas, sus zapatos, las zapatillas de los chicos para el colegio. Esto genera una retracción económica en la ciudad de Buenos Aires, esto pasa, hay cifras oficiales, no hace falta ni siquiera inventar en esto ni hacer una gran investigación, las cifras oficiales lo indican. La clase media porteña está sufriendo una gran retracción económica.

-Llevando todos estos problemas a un plano nacional, ¿Qué se juega en las elecciones de octubre? 

En las elecciones de octubre lo que se disputa es la continuidad o no de este modelo de ajuste. Yo creo que obviamente si el gobierno…primero, entremos en la lógica: esta elección es una elección legislativa;  lo que va a votar la ciudadanía argentina son diputados nacionales, provinciales, concejales municipales, que van a conformar los cuerpos legislativos que tienen la responsabilidad de controlar, fundamentalmente, entre otras cosas, el funcionamiento del Estado y la administración y la política. No es una elección ejecutiva. Por ende, acá lo que está votando la ciudadanía es a los que van a tener la facultad de fiscalizar y seguir y controlar la gestión de gobierno. Está claro que el gobierno nacional está en minoría, por lo menos en el Congreso Nacional y en el Senado de la Nación -en aquel lugar donde se eligen senadores-, y es decir que hoy tiene un esquema complejo de representatividad política en el Congreso Nacional; no tanto así en la Legislatura de la Ciudad, pero en el Congreso Nacional sí tiene una representación compleja. Obviamente el gobierno aspira a salir indemne de la elección teniendo una mayor representatividad dentro del Congreso y nosotros lo que pretendemos y aspiramos es mantener el esquema de representatividad que hoy tiene la oposición en el Congreso y a partir de ahí poder, en ese lugar, controlar la gestión y los desequilibrios que el gobierno está generando en todos estos temas que afectan a todos. Porque hoy elegimos diputados nacionales y los diputados nacionales son los que tienen que debatir qué hacemos con las ganancias, qué hacemos con los impuestos, qué hacemos con los servicios, qué hacemos con las tarifas, qué hacemos con la inseguridad; es decir, son los diputados los que debaten esto en el Parlamento.

-¿Cuáles son sus expectativas para las próximas elecciones?

La expectativa principal es tener una amplia participación o reconocimiento a la representación parlamentaria del peronismo en el Congreso de la Nación que nos permita desde ahí poder trabajar en corregir las cosas que el gobierno está haciendo mal. De esto se trata, nadie pretende tampoco tener actitudes antidemocráticas o disruptivas de la democracia en Argentina; lo que queremos es que haya mayor debate y la capacidad de poder explicarle al gobierno que debe corregir las cosas que está haciendo mal. Esta es la expectativa. Obviamente también existe una expectativa hacia nosotros mismos hacia adentro, que es que el peronismo empiece a encauzar un proceso de renovación y reconstrucción política que nos permita posicionarnos de manera en la que en el 2019 podamos presentar una alternativa a este modelos que para nosotros lleva al fracaso a la Argentina, porque así ha sucedido en otras etapas históricas de nuestro país. Aspiramos a que el 2017 pueda ser una coyuntura que el peronismo pueda superar en la reconstrucción de su propia identidad política y pueda empezar a encontrar nuevas referencias que lo puedan proyectar como una alternativa de poder en el 2019. Esto es hacia adentro lo que nosotros aspiramos en esta elección. Veremos cómo sale, porque obviamente el gobierno pretende ganar y mejorar su representación parlamentaria para continuar en el mantenimiento de esta política que está afectando hoy a la mayoría de los argentinos. Vayan a ver cualquier encuesta, es decir, hoy por hoy el 60% o el 70% de los argentinos entiende que la economía no está funcionando bien, y el 56% o 60% de los argentinos entiende que gran parte de los problemas que hoy tenemos en la economía y en la vida de todos nosotros, son consecuencia de políticas adoptadas por este gobierno.

-¿Por qué quieren ganar las elecciones?

Lo que nosotros queremos es tener la representación parlamentaria para explicarle al gobierno qué debe corregir y cómo debe hacer mejor las cosas para mejorarle la calidad de vida a la gente. Nosotros no queremos ponerle palos en la rueda a nadie, lo que queremos es, como dice el presidente, que “hay muchos que ponen piedras en el camino” y que con esas piedras va a construir escuelas y demás. Nosotros no le queremos poner piedras en el camino a nadie, lo que creemos es que las cosas se han hecho mal y que las cosas que se hicieron mal, corregirlas, corregirlas o pretender explicarle al gobierno que hay cosas que no están bien y que deben hacerla distinto. Ojalá que el gobierno entienda esto después de la elección o podamos nosotros aportar con nuestra representación parlamentaria, hacerlo entender, y a partir de ahí las cosas mejoren para todos los argentinos, porque acá nadie pretende que a nadie le vaya mal. Nosotros queremos que a los argentinos les vaya bien y que la gente sea feliz y viva cada vez mejor. Esto tiene que ver con la filosofía del peronismo. No queremos ver más 30% de pobres en Argentina, queremos ver una política donde la gente tenga empleo, donde la gente no esté preocupada por la pérdida de su trabajo…En el año 2016 se perdieron 200 mil empleos en nuestro país. Estos no son sólo empleos, son familias que hoy no tienen ingresos, que no tienen plata y que tienen que buscar la forma de subsistir. Estos no son sólo números, son personas. Bueno, lo que queremos es aportar nuestra solución a esto.

-En relación a tu trabajo en el Ente de la Ciudad. ¿Qué proyecto te parece destacable?

El “Observatorio de Precios” y el “Indicador de Precios al Consumidor” que estamos relevando nos permiten tener una visión acerca de la problemática que estamos viviendo todos los que habitamos esta ciudad. Me parece que esto es lo que hay que remarcar: lo que se disputa en esta elección es la representación parlamentaria del país, y lo que tiene que construir nuestra alternativa es una verdadera representación parlamentaria que discuta estas problemáticas, no que se encargue de discutir listas ni liderazgos. Nosotros tenemos que estar discutiendo cómo hacemos para bajar la desocupación, cómo hacemos para bajar la pobreza, cómo hacemos para mejorarle la condición de vida a la gente, cómo hacemos para controlar la inflación. El Secretario General de Gobierno, de la Presidencia, Fernando de Andreis, dijo la semana pasada “No le encontramos la vuelta a la inflación”.  Esto es gravísimo, que el Secretario de Presidencia reconozca que no saben cómo encontrarle la vuelta a la inflación. Esto es lo que tenemos que discutir, de qué manera resolvemos estos problemas de la gente. Lo que nosotros tenemos que discutir es qué es lo que hacemos ahora, porque los problemas de la gente son ahora, los problemas de la gente cuando va al supermercado y tiene que comprar menos porque le alcanza menos la guita, no le importa cómo estuvo ayer ni qué le proponen para mañana. Lo que quieren es que hagamos las cosas que tengamos que hacer para que su plata, su trabajo se preserve, su salario tenga más poder adquisitivo, para que a su salario no se lo coma la inflación, para poder comprarles los libros a los chicos…¿Ustedes saben lo que salen los libros? Uno de los peores meses que tuvo el gobierno en las cifras macroeconómicas fue marzo, y claro, la gente tuvo que afrontar los gastos escolares, tuvo que afrontar los gastos de comienzo de año, y es lógico, la gente está preocupada por esto. Esto es lo que le importa a la gente. No le importa si “Fulano”, “Zutano”, “Mengano” va o no en la lista. Discutiendo estas cosas el peronismo perdió tres de las últimas cuatro elecciones en la provincia de Buenos Aires.

-Macri lo que pudo hacer es proyectar un futuro en el electorado algo que Scioli no pudo lograr en toda la campaña porque era muy medido en sus propuestas…

-La gente votó un cambio y nosotros insistimos en mostrar lo mismo. A ver, este es el otro problema. Y vos decís “¿cómo nos puede ganar una mina a la que no conoce nadie?” y esto lo comenté con Analía Del Franco (consultora política), “Se cayó la gran máxima de los consultores políticos”. En algún lugar del país llevamos 20 veces a un candidato que perdía y que era el que más medía, y no ganamos nunca. Muchachos, a ver: si no entendemos que hoy la política pasa por otro lado y nosotros en lugar de interpelar a la sociedad, interpelamos a los consultores políticos y hacemos encuestas… La gente está demandando un cambio y nosotros mostramos las mismas caras.

Comentarios
Compartir TWEET PIN Compartir Logo WhatsApp